Día 92: Mis deseos son órdenes para mí.

Estoy pensando que me gusta mucho esta vida. Creo que me voy a quedar más de lo previsto, y no me refiero sólo a la playa, sino a que me voy a quedar más en esta vida.

En vez de año sabático va a ser vida sabática. Ya puestos…

Lo difícil es atreverse, de hecho yo no me atrevía, necesité un “pequeño empujoncito”.

La pregunta es por qué si vemos que algo no nos gusta, no lo cambiamos.

Tenemos vocación de mártires?… Porque eso parece. Si miro hacia atrás no me conozco. Lo que hace la perspectiva. Es casi mágico.

Estaba totalmente involucrada en lo que hacía y además me lo creía. Es que “te involucran” poco a poco…y cuando te das cuenta (si te la das alguna vez), estás viviendo una vida que no quieres.

No sólo en el trabajo, sino en todo. Vaya manipulación de valores. Vaya postureo. Vaya contradicción de vida. Y sólo hay una. Debería ser como un mantra a recordarnos continuamente.

Y si yo creo mi realidad, cómo es que llegué a crearme una tan fea y contraria a mi esencia? Ni idea, pero seguro que no soy la única que me pasa.

Entonces el cuerpo avisa. Porque el cuerpo está de nuestra parte, y no lo escuchamos. Contracturas, dolor de todo, vértigo, agotamiento… Ese no debería ser nuestro estado “normal”…y muchos vivimos años así!! Es más, hay gente que se muere sin haber escuchado nunca a su cuerpo. Yo, por ejemplo, empecé muy tarde, pero por lo menos lo hice.

Es que me parto con lo del “yo me cuido”… Tu lo que haces no es cuidarte, es más, te estás castigando, ni que fueras tu enemigo. Además de desperdiciar la vida, el poco tiempo que te queda te vas al gimnasio a machacarte, y luego a hacer vida social porque como eres una persona “de éxito”, con un estupendo trabajo hay que mantener el nivelazo y que los demás lo vean. De qué sirve el BMW rojo descapotable o el modelito, o los zapatos o el iPhone si nadie te lo ve?

Y además como te sobra, te lo gastas en el osteópatanaturópata y en el psicólogo. Pero estas de puta madre, eh?..

Ya hablé de los timos en un post, pero no concretamente de los xxxxxxxxópatas de todo tipo que proliferan gracias a las penurias ajenas no confesadas, porque encima todo el mundo alardea de lo bien que está y lo bien que le va, y luego a llorar por la noche. Nadie debería decir ” no puedo más”… pero seguimos y seguimos, y realmente “no podemos más”.

Si es que está todo pensado ya….lo que no podemos es ser más absurdos. Ahora mismo estoy viendo a un guiri que supongo que estará muy estresado porque se está dejando dar un masaje por una china de esas que va por la playa. De toda confianza, si señor. Pero bueno, eso no es de lo peor. Sólo inconsciencia pura.

Lo peor es los que tienen consulta. Vas, te desgracian el primer día y ya has entrado en bucle para siempre. No puedes dejar de ir porque cada vez te duele más. Otros te pinchan, eso sí que no me dejaría en mi vida…. otros te venden agua de mar embotellada. Es que si no pagas no cura.

Y luego están “los que te arreglan la cabeza”. Te dicen lo que quieres oír y ya te vas súpercontento…. hasta la próxima crisis dentro de nada. Pero lo dicho, como has pagado ya estás más animado, a que si?.. Venga yaaaaaaa…

Pues yo aquí me estoy dando cuenta de que hay muchas más cosas gratis de las que pensaba: el mar, el sol, el yodo, los paseos, dormir, comer bien…. Vitaminas puras. Cero estrés. Así que me ahorro todos los xxxxxxxxópatas. Perfecto.

Y encima soy hasta más rica, hago cosas más “lujosas”… Va a ser entonces que depende del concepto de lujo que tenga cada uno.

Para mí, como ya he dicho muchas veces, los mayores lujos son el tiempo y la libertad.

Igual, sólo igual, eh?.. podríamos considerar vivir de otra manera. Es sólo una idea… para quien no le guste su vida, no sé, a lo mejor hay más opciones. Los que estén encantados con la suya que no escuchen. Que a ellos ya les ha tocado la lotería.

Y doy por buenos los años “perdidos”, me han enseñado lo que me importa.

Todavía tengo mucha mochila que quitarme de encima, tengo incluso pesadillas recurrentes en las que me riñen todo el rato. Pero no voy a pagar a ningún “pseudópata” para que me las quite. Podría pagar mejor a un psicópata para eliminar “mochilas”, pero es ilegal…

En serio, es un trabajo que debo hacer yo misma. Cada uno debe hacer el suyo y valorar como quiere vivir la única vida que tiene. De todas formas, cuando me despierto y veo que estoy en mi nueva vida, se me pasan todos los males.

Y no me vale tampoco lo de “yo no me lo puedo permitir”. Nos podemos permitir todo lo que queramos. Yo de momento me voy a permitir quedarme en la playa hasta que me apetezca. No me atrevía por dejar a mi hijo solo en casa, pero resulta que no pasa nada. Por supuesto todos tenemos obligaciones, pero a veces nos inventamos más de las reales.

Y sí, han pasado meses desde ” mi punto de inflexión” y sigo teniendo pesadillas. Mi pobre subconsciente no se libera tan fácilmente de las malas energías acumuladas. El cuerpo sí, pero todas las experiencias dejan huella para que aprendamos. Y no es de un día para otro.

Por eso mi trabajo ahora es CUIDARME pero como yo lo entiendo. Mimándome y escuchando lo que mi cuerpo y mi alma piden para concedérselo. Mis deseos son órdenes para mí.

Y en este trabajo sí me siento realizada. Pero muuucho.

Autor: lentatiana

"La felicidad está en que lo que piensas,lo que dices y lo que haces se encuentren en armonia". Mahatma Gandhi. MI PROPOSITO ES INTENTARLO ESTE 2018 Y DOCUMENTAR LA EXPERIENCIA, de eso va este blog.

5 comentarios en “Día 92: Mis deseos son órdenes para mí.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s