Día 52: Tempus fugit.

¿ Qué puede haber peor que morirse? Morirse y en ese momento darte cuenta de que no has vivido.

Con esta frase lapidaria habrá quien del susto, no quiera seguir leyendo, ya, si yo lo entiendo….

Pues esta mañana, mirando a los trajeados del maletín desde la ventana de la cafetería, pensaba, menos mal que me he dado cuenta de que no puedo perder mi tiempo en cosas que no quiero hacer a los 45 y no a los 65. Con todos mis respetos por supuesto a los trajeados, que igual son superfelices, pero a mi me han inspirado ese pensamiento….no sé, nevaba, yo estaba con mi café calentito….que me he dado hasta envidia de mi misma.

Cada vez tengo más ganas de decírselo al mundo: “Oye, que cuando te das cuenta de que no tienes por qué tratar con más de un momento a la vez la vida es mucho más feliz!!!!!!!!!!!”

Pero claro, no puedo. Bueno, si puedo pero me odian porque no sé explicárselo y la reacción es, “claro, tú que puedes, YO NO PUEDO PERMITIRMELO”. Ahí le han dao…..¿Qué no puedes permitirte el qué?….PUEDES PERMITIRTE TODO LO QUE QUIERAS, de verdad, siempre he odiado esa frase. Es como no darte permiso a tí mismo. Yo desde luego, me doy permiso para todo lo que me dé la gana, puede ser que hasta me maleduque….y qué????

Pues que hay personas que no se “dejan” a sí mismos hacer algo. Absurdo. Pienso que a lo mejor es que no se les ha ocurrido pedirse permiso, (mi mismo, me dejo hacer tal..???). Supongo que entonces se dejarían, digo yo.

Mundo: “Te ganarás el pan con el sudor de tu frente”…..

Yo: aaaahhhh….¿tengo que sudar?, qué incómodo.

Mundo: La vida está hecha para sufrir y trabajar.

Yo: ¿Quién ha dicho eso?, pues menos mal que sólo se vive una vez entonces…

Mundo: Hay que GANARSE LA VIDA (otra frase que odio), tener trabajo fijo, sueldo fijo…

Yo: Cansancio fijo, estrés fijo…..lo fijo va en contra de mi naturaleza, y de la naturaleza en general. Jo, además creía que la vida no me la tenía que ganar, que al nacer ya la había ganado por derecho. Entonces, “ganarse la vida” ¿quiere decir que tengo que pasar la mayoría de mi tiempo haciendo algo que no me gusta?. NO ESTOY DE ACUERDO Y NO LO VOY A HACER. Primus morti, ya que estamos con el latín.

Supongo que se trata de elecciones personales, la “guarrada” es que tienes que elegir qué hacer con tu vida demasiado pronto, cuando no tienes ni los datos ni la experiencia suficiente para saber qué quieres. Todo el mundo a los 20 años quiere ser rico, tener un casoplón y un cochazo porque eso es el “éxito social”. Así que casi nadie acaba trabajando (o ganándose la vida) con algo que le llene.

A medida que nos hacemos mayores, unos antes, otros después, unos a la fuerza, otros producto de algún tipo de inquietud existencial, pues “vamos despertando”. Llegamos a un punto en que nos planteamos si queremos seguir viviendo como vivimos el resto de nuestra vida. Bueno, algunos creo que nunca se plantean nada, pero supongo que cuando les llegue su hora no va a ser justo cuando se lo planteen, asi que esos viven tranquilos siempre. No sé si felices, pero tranquilos. Y en su tumba pondrá: “He aquí una persona muy activa y que supo llenar su vida de inútiles actividades”.

Pero lo peor de todo, es que muchas veces ni vivimos nuestra vidas, sino que vivimos los deseos, sueños, patrones, esquemas e imposiciones de los demás. Nos dejamos condicionar tanto por la imagen, la descripción de los demás y las ataduras y compromisos, que la vida se nos escapa. Al final nuestra vida no ha sido nuestra vida y nuestros deseos han sido los deseos de otros.

Yo ya me he dado cuenta de todo esto y vaya cambio. Hay cosas que no cuento (casualidades improbabilísimas, señales que parecen mágicas si es que no lo son), no, no las cuento porque además de que no quiero parecer todavía más loca, creo que no tengo que “dar pruebas” de nada, porque hay que experimentarlo uno mismo cuando sea el momento adecuado, si no, no sirve para “abrirte los ojos”.

Tampoco digo que haya “desperdiciado toda mi vida”, ni mucho menos, al revés, pero los últimos años ya estaba empezando a entrar en estado automático dentro de “lo que me ha tocado”. Ahora no creo en absoluto que “me haya tocado nada”. Puedo cambiar y hacer lo que yo quiera, que para algo soy la única que mando sobre mí y la única a quien he de pedirme permiso.

Ahora estoy mucho más rato en “el querer” que en el “compulsivo deber”. Siento que cuando hago cosas que no quiero hacer me traiciono a mí misma y a los demás. Todo lo que se haga por obligación, mimetismo, inercia… pierde todo su valor. Prefiero, como dijo Buda, “caminar en solitario como el elefante” antes que pertenecer a un rebaño que no me guste.

Como ya he dicho, he tenido mucha suerte de darme cuenta ahora, que todavía tengo energía y ganas de compartir mi experiencia, más allá de opiniones ajenas, imposiciones de otros y compromisos que me roban precisamente esa energía y no me aportan nada.

Sólo que me gustaría que todo el mundo se diese cuenta de lo bien que se vive cuando eres consciente de que tempus fugit y casi siempre lo malgastamos. Pero sin dramatismos, eh?…

Autor: lentatiana

"La felicidad está en que lo que piensas,lo que dices y lo que haces se encuentren en armonia". Mahatma Gandhi. MI PROPOSITO ES INTENTARLO ESTE 2018 Y DOCUMENTAR LA EXPERIENCIA, de eso va este blog.

2 comentarios en “Día 52: Tempus fugit.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s