Día 44: Es más fácil recordar que aprender.

Se me ha ocurrido la idea genial de ilustrarme con “textos espirituales”. Encima lo he hecho a modo de trampa, como quien pretende saber con qué cartas juega su oponente, que nunca viene mal jugar con ventaja.

Una idea tremendamente ingenua y contradictoria. Un atajo en lo que yo consideraba un camino, o por lo menos, “información privilegiada”, enterarme a dónde me lleva el camino. Saber dónde vas te deja más tranquilo.

Pues me he enterado de varias cosas antes de volverme loca con la información.

Por lo visto hay 3 mentes, o más bien estados mentales, dentro de cada persona:

-Una, la de casi todo el mundo, que no se entera ni del no-do y es un borrego más del rebaño.

-Otra, en esta debo estar, que es cuando te entran las “inquietudes espirituales”, porque te das cuenta de que “por ahí debe haber algo más que el rebaño”, y de que tus pensamientos no eres tú, y entonces te entra el ansia viva de controlarlos para estar “presente aqui y ahora”. El mindfullness tan de moda ahora, vamos. Pero requiere mucho esfuerzo eso de la “atención constante”. Y para esfuerzos ya no estamos.

-Y la maravillosa y pocas veces alcanzable Mente Despierta. Por lo visto, “estás o no estás”. Es un estado. Y lo bueno es que se supone que no requiere esfuerzo, porque cuando estás en ese estado, eres consciente de tu “yo”, que es distinto de tus pensamientos. Lo difícil es permanecer en este estado.

Me ha parecido un “camino lógico”, como pasos. Pero luego me he puesto a leer otro autor que ya no recuerdo ni lo que decía porque se me ha ido la olla con tanta información, pero era completamente distinto a esto …e igual de “lógico”.

Entonces, ¿Todos los caminos conducen a Roma?…No creo, y como yo soy “nueva” y no tengo ni idea me parece que voy a hacer (qué raro) LO QUE ME DE LA GANA. Lo que sienta que debo hacer, e ir aprendiendo de mi propia experiencia, cogiendo un poco de aquí y otro poco de allá pero a mi bola.

Si al final llego a algún sitio, como lo voy documentando, pues genial, puedo hacer un manual para “mi propia secta”, que ya tengo algunos acólitos apuntados, que conste.

En serio ahora, entre todo lo que he leído esta mañana, he “sentido” algunas afirmaciones como “recuerdos”. Por ejemplo (cuidado que se acerca un desvarío de órdago), recuerdo haber estado en el estado de Mente Despierta en mis primeros años de vida. Y no creo que sea la única, creo que todos nacemos en ese estado.

Es muy difícil explicar con palabras un recuerdo tan difuso y tan profundo a la vez. Es un poco como los animales, no tenemos pensamientos pero sí inteligencia. Los pensamientos son los que van apareciendo a medida que creces, lo malo es que ya “alguien los ha pensado antes por ti”, los adoptas como tuyos y vas olvidando tu esencia, tu consciencia innata, y me atrevería a decir que incluso pierdes algunas “habilidades” relacionadas con la intuición. La intuición va siendo sustituída por la lógica.

Yo una vez resolví un problema de matemáticas dificilísimo por “intuición”. Era un examen con un único problema (bendito profesor) que no había por dónde cogerlo. Pues “vi” la solución: 32 naranjas. Entonces hice el problema “al revés”, operaciones a lo loco hasta que me dió el resultado que quería, 32. Y fui la única que aprobé. Mi profesor dijo entonces que “yo era como los griegos”, era un halago, por mi “pensamiento lógico”. Si él supiese como resolví el problema……y además creo que precisamente este pensamiento lógico es el que se está cargando el mundo además de hacernos manipulables.

Bueno, pues mis delirios que yo me creo a pies juntillas más lo que leo por ahí están dando forma a una teoría que puedo contar tranquilamente ya que a nadie lo meten en un psiquiátrico por opinar, creo.

Mi teoría es que nacemos con “superpoderes” y la realidad (iba a decir la sociedad, pero es casi lo mismo y siempre me parece que la palabra “sociedad” tiene connotaciones políticas y yo estoy por encima de eso), pues eso, la realidad hace que los perdamos.

Se entiende que no son superpoderes físicos, vamos a explicarlo todo, no vaya a ser que a algún incauto se le ocurra “acordarse de volar”.

En fin, a mi esto me parece un gran descubrimiento, porque RECORDAR es más fácil que APRENDER.

El otro gran descubrimiento es que no es “un camino”, como yo pensaba, sino que son muchos, cada uno tiene el suyo, y lo que para uno vale, no vale para otros. Así que, cada uno a su bola, como he dicho antes.

Voy a poner un ejemplo de por qué creo que cada uno debe ir por su propio camino. Por supuesto es mi ejemplo, no puedo hablar desde otras experiencias

Yo tengo la necesidad de ir COMPLETAMENTE SOLA por el camino. Y me encanta la soledad. Me doy cuenta de que a la mayoría le horroriza , no saben estar solos, en cambio, yo no sé estar acompañada. Por lo menos en este momento de mi vida.

Además lo percibo como una necesidad natural, no echo en falta a nadie, y noto cómo me voy sintiendo mejor, cómo voy “recordando quién era” y cómo van volviendo cosas que perdí u olvidé a lo largo de la vida.

Recuerdo que hace muchos años me gustaba a mí misma, de forma natural, no narcisista, es como que ni me planteaba las cosas, soy “así”, y “me quiero”. Pero luego vinieron las comparaciones, las competiciones, lo “politicamente correcto”, estudios, carrera, trabajo, pareja, hijos, dinero….y no con todo estaba de acuerdo, pero no me daba cuenta, sigues el esquema del rebaño y ni te planteas a dónde vas. Haces lo mismo que todo el mundo.

Y eso no puede acabar bien, me parece a mi. Aunque hay personas que siguen fielmente el esquema hasta el último de sus días. En mi caso explotó el esquema. Además todas las señales del universo me advertían que no iba bien, tengo hasta alguna cicatriz física, y me alegro cada vez que la veo porque me recuerda dónde no quiero estar y como quiero no ser. Y cada vez me voy pareciendo más a cómo era antes, mucho antes, cuando todo era más auténtico y fácil.

Bueno, pues a mi la soledad no es que me sirva, sino que es una gran aliada. A otras personas les servirá otra cosa, por eso digo que cada camino es distinto.

A ver, no soy ermitaña total, tengo amigos (no sé cómo todavía me quedan pero ahí están, deben ser muy buenos), tengo hijos, tengo familia,….pero aparezco cuando yo quiero, en plan egoísta, y me aceptan. Otro milagro que para mí indica que voy bien.

Y como mañana es San Valentín, todavía me alegro más de no tener “la obligación” de celebrarlo, porque es alucinante el bombardeo mediático, no sé si me lo parece a mi o de verdad está cada día más mercantilizado (haciendo negocio de todo, claro)…En fin, les compraré una golosina en forma de corazón a mis 3 gatos y otra humana para mi, y lo celebraremos, faltaría más…!!!!!!!!!!!!!

Autor: lentatiana

"La felicidad está en que lo que piensas,lo que dices y lo que haces se encuentren en armonia". Mahatma Gandhi. MI PROPOSITO ES INTENTARLO ESTE 2018 Y DOCUMENTAR LA EXPERIENCIA, de eso va este blog.

9 comentarios en “Día 44: Es más fácil recordar que aprender.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s