Día 41: Hoy he estado en otra dimensión.

Pues escribo este post desde la sala de espera de urgencias.

Yo no quería venir, odio los médicos, más que odiarlos (pobrecitos),me dan pánico. Tengo el síndrome de la bata blanca, y el de la aguja ya ni te cuento.. es ver una y me desmayo.

Pero llevo 3 días con dolor y pinchazos en el pecho, y mi hermana me ha “mandado” venir. Y aquí estoy, toda sensata pero escribiendo para no pensar.

Además mi querida mente me está dando ideas por si me quedo en blanco.

¿Te imaginas que la palmo ahora, en mi año sabático?.. Pleno a la idiotez sería. Ahora que he decidido la actitud que quiero tener el resto de mi vida…

Pero no os preocupéis que sí estáis leyendo esto es que he sobrevivido (al revés que en las películas).

Siempre y cuando no me peguen algo peor porque el panorama aquí es dantesco.

Hay un cartel bien grande que pone:

” Sea usted solidario. Los virus no son considerados una urgencia. Si es su caso acuda a su centro de salud”. Pues debajo del cartel y por todas partes está lleno de griposos estornudando, tosiendo y cosas peores.

Qué mala energía hay aquí. Y no precisamente por enfermedades. El ambiente está caldeadito, porque hay pocos médicos y el tema va despacio.

Oigo quejas por todos lados, los de los virus se están indignado… algunos se van. Entra un hombre al que la enfermera reconoce porque le dice que ya ha estado esta mañana. El hombre le contesta que al final no ha entrado porque se ha cansado de esperar y que por eso vuelve por la tarde pero como “ya está apuntado” desde esta mañana pues, “le toca ahora”.

Los de los virus se alzan en pie de guerra y casi lo linchan. Vaya ganas de pelea tienen para estar enfermos.

De pronto la escena se vuelve surrealista y patética, todo el mundo empieza a quejarse y a despotricar contra el hombre díscolo que por cierto no parecía en sus cabales pero bueno, y ya de paso, contra el sistema sanitario.

No sé cómo acaba el tema porque me llaman ya para entrar. Menos mal.

Tras varias pruebas me dicen que probablemente sea un dolor muscular y que me tome un ibuprofeno. (El otro día en yoga me hice la superwoman en una postura invertida y sospecho que por ahí van los tiros) .

Cuando salgo me voy lo más rápido que puedo porque veo que se está haciendo rebaño, mala cosa, oigo por ahí que van a poner una queja.

Mientras vuelvo a casa dando un paseo a ver si el frío mata los virus que habré pillado, se me representa otra vez la escena en la cabeza.

Y me alegro porque me doy cuenta de que yo estaba como en otra dimensión.

Dos cosas sobre todo, son las que no quiero ni de lejos en mi realidad.

La primera es la QUEJA. Aparte de que no sirve absolutamente para nada, desde fuera queda fatal. Quien no para de quejarse debería reconsiderar su actitud. Porque además se retroalimenta y mientras más te quejas más te enfadas. He visto esta tarde cómo la gente se iba calentando y cada vez estaba más enfadada.

Y lo segundo es la MENTALIDAD DE REBAÑO . Otra cosa que precisamente produce el efecto contrario al que pretenden las ovejas. Hay quién piensa que la unión hace la fuerza, pero a mí me parece que los rebaños son altamente manipulables.

Pues vamos que he pasado una tarde la mar de entretenida. Como siempre digo, en mi anterior vida seguramente me hubiera unido al rebaño, pero ahora el único efecto en mí, ha sido hacerme la espera más divertida.

Y ya en casa tranquila, mientras acabo de escribir esto, se me ocurre una lectura más profunda que no me gusta nada.

Seguramente alguna de las personas que estaban allí no era por un virus.

A lo mejor para alguien era el día 1 de un cambio de vida forzoso, por salud. Entonces dramáticamente le va a dar la risa cuando se acuerde de lo que le importaba que el médico fuera lento o que un señor se intentase colar.

Perspectiva por favor.

Que hay cosas importantes y cosas que no. Ya sé que todo es relativo, pero hay cosas objetivamente más importantes que otras, aunque haya personas empeñadas en malgastar energía y llevarse malos ratos por tonterías.

Eso, como todo, se puede intentar pulir. Pero hay que querer. Esta frase la digo mucho y creo que la seguiré diciendo. Es como un mantra espontáneo que me sale.

Estando en el mismo espacio y tiempo que otras personas, en realidad puedes estar en otra dimensión. Como yo esta tarde.

Autor: lentatiana

"La felicidad está en que lo que piensas,lo que dices y lo que haces se encuentren en armonia". Mahatma Gandhi. MI PROPOSITO ES INTENTARLO ESTE 2018 Y DOCUMENTAR LA EXPERIENCIA, de eso va este blog.

15 comentarios en “Día 41: Hoy he estado en otra dimensión.”

      1. Estamos en la misma línea por lo que voy viendo.. aunque creo que tú más “avanzado”.. Gracias por tus comentarios, ya me he acostumbrado a que aparezcas cada vez que publico algo.., 🤣.. es como la guinda de mis post, jajajaja..

        Le gusta a 1 persona

    1. 😂 😂 😂 😂 a lo mejor nos conocemos de otra vida.. porque tus comentarios me sirven bastante y no suelo hacer caso a nadie. Tienes que leer el último post del ambigú del yoga que conozco gracias a ti, dice que cuando conectas con alguien a primera vista es porque ves en la otra persona lo que a ti te falta, lo que has “perdido”. Ya sabes que todo es por algo. 🙏

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s