Día 28: Vivir sobre la marcha

Desde que me dedico a observar estoy descubriendo cosas fascinantes.

¿Pero dónde he estado todos estos años?..si, ya lo sé, levantando España. Pero me siento un poco como si en vez de en una oficina haya estado en los mundos de Yupi…o en otra dimensión, porque al salir del cascarón rutinario esto parece otro mundo.

Y eso que mi empresa era del sector tecnológico y estábamos todo el dia de reuniones por videoconferencia, de cursos online y demás pierdetiempos típicos de multinacional…..pero al grano, que lo que quería decir es que, para ser una señora, no me considero demasiado analfabeta tecnológica.

Hasta esta mañana, que he presenciado un hecho que debe ser de lo más normal, pero a mi me ha parecido como del futuro. En estos años con el piloto automático puesto me he debido perder algo, creo.

Estaba en una cafetería y en la mesa de al lado había 3 chicas, de unos 18 años, y no he podido evitar oir la conversación. Porque ahora a parte de observar, también escucho, pero esta vez no ha sido deliberado como la vieja del visillo, de verdad, es que no había nadie más, y se me ha representado cual obra de teatro kafkiana.

Una de ellas les estaba diciendo a las otras que había quedado con su novio, y se lo iba a presentar. Llega la hora a la que habían quedado, abre el bolso, saca el móvil, dedica una mirada triunfal a sus amigas, pone la voz típica del pavo y dice: Hola cari!!!!

Eeeeeeeeehhh????…No me digas que llevaba al novio en el bolso!!!!!!!..Bueno, mejor dicho, en el teléfono. Ya lo he entendido. “Han quedado por face”. Pero con una naturalidad, oye, que les presenta a las amigas y ya dejo de escuchar porque no me interesa la conversación. Risas, jo tía…

Me quedo absorta en el café a la par que fascinada con la idea. Llevar al novio en el móvil. Qué mundo de posibilidades!!!!!!!!!. Posibilidades practiquísimas además.

¿Que te quieres ir de compras?..Pues nada, el novio te acompaña mientras juega a la Play. Esto ya es casi ubicuidad, nivel Dios, vamos. Planazo para los dos, mientras no se lo cargue el monstruo porque le preguntes que tal te queda el modelito desde el probador, pero vamos, nada comparado con tener que acompañarte.

Bueno, y la superventajaza de las reuniones familiares…no se me ocurren palabras para definir lo que debe ser librarse de comer con los padres de tu novio. Que te deje ahí encima de la mesa durante la comida y de vez en cuando participas en la conversación. Yo aquí como que no lo veo, me pondría nerviosa porque tendría que estar más o menos atenta para no parecer subnormal, pero seguro que es porque no tengo práctica en estos menesteres, algunas incluso verán películas y todo a la vez.

No he podido evitar empezar a desvariar con las situaciones que se me ocurrían, y me ha dado la risa allí sola en la cafetería, qué vergüenza.

Asi que tras la euforia inicial he pasado al escepticismo. Voy a preguntar mi hija, que tiene la misma edad que las susodichas y  me iluminará con su sabiduría milenial .Me dirá que lo que he presenciado esta mañana era una situación excepcional.

Entro en su cuarto, está tirada en la cama con el móvil en la mano y dice, “espera Andrea, que mi madre quiere algo”. Y veo a Andrea que me saluda muy sonriente desde la pantalla. No hija, déjalo, que no quiero nada.

A ver, que vivo en este mundo y he visto lo que hacen las pandillas cuando quedan: un círculo silencioso cada uno con su móvil en la mano. Pero siempre he pensado que por lo menos hablaban entre ellos, que ingenuidad.

Y precisamente ahora que quiero IR LENTO el mundo no va a mi velocidad. A la que me despiste, me pierdo mucho.

Me está entrando el miedo, si consigo lo que pretendo durante este año, a lo mejor me convierto en una especie de bicho raro ralentizado y anacrónico. A ver si va a resultar que lo que para mi es evolucionar para otros es ser tonto.

El miedo me dura un segundo y medio, porque realmente me importa un pito lo que piensen de mí. Eso por lo menos ya tengo la suerte de llevarlo de fábrica y no tengo que “trabajarlo”.

Además no tiene nada que ver mi velocidad interior con la de la tecnología, pero son pensamientos que se me cruzan fugazmente, la mente, siempre la mente con sus “y si”…

En fin, que yo sigo por donde creo que voy bien.

¿Cómo se vive ahora?. Pues distinto, ni mejor ni peor. Nada es bueno ni malo por si solo, entran muchos matices y es demasiado profundo para primero de sabático.

En realidad, lo que importa creo que son los valores, no el entorno. Pero no me negaréis que era más bonito hace 30 años…seguramente menos práctico, pero más bonito.

Esa emoción cuando sonaba el teléfono fijo, a ver si era para ti o no….algunos no sabrán ni de lo que hablo. El quedar con antelación, porque no podías “avisarte sobre la marcha”. En realidad no se podía “vivir sobre la marcha”, asi que todo iba más despacio obligatoriamente.

No sé qué me gusta más, si ahora o antes. Tampoco es que se pueda elegir.

Me gusta poder escribir este blog, por ejemplo, a tiempo real, sí, y creo que en realidad estamos más cerca, imagínate una relación a distancia hace años ¡ por carta!….definitivamente me apunto a vivir sobre la marcha,….pero a mi manera y aceptando mi nostalgia cuando aparezca, que no es muy a menudo.

Autor: lentatiana

"La felicidad está en que lo que piensas,lo que dices y lo que haces se encuentren en armonia". Mahatma Gandhi. MI PROPOSITO ES INTENTARLO ESTE 2018 Y DOCUMENTAR LA EXPERIENCIA, de eso va este blog.

Un comentario en “Día 28: Vivir sobre la marcha”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s